El estrés empeora la memoria

El estrés es uno de los principales problemas del mundo moderno. De hecho, está catalogado como uno de los factores de riesgo de la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y los ictus, por solo mencionar algunas de las patologías más severas. No obstante, los efectos del estrés no terminan ahí sino que también provocan irritabilidad, cambios de humor y problemas de memoria.

Hasta el momento se creía que los problemas de memoria relacionados con el estrés se debían a las dificultades para concentrarnos y prestar atención a lo que sucede a nuestro alrededor. Desde esta perspectiva, una vez que pasase el estrés, podríamos recuperar plenamente nuestras funciones mnémicas. Sin embargo, ahora un nuevo estudio desvela que en realidad todo es mucho más complicado ya que el estrés puede provocar cambios a nivel cerebral con consecuencias irreversibles.

Perdida de memoria

A la caza del cortisol

Recientemente la revista Neurobiology of Disease publicó la confirmación de una hipótesis que los psicólogos vienen barajando desde hace años: el estrés afecta la estructura y el funcionamiento de nuestro cerebro.

El estudio en cuestión se centró en analizar el cerebro de personas que sufrían la enfermedad de Cushing (una patología provocada por la producción excesiva de cortisol que provoca cierto deterioro a nivel cognitivo). ¿Por qué se analizaron precisamente a estos pacientes? Simplemente porque el cortisol es la hormona que segregamos cuando estamos estresados. Por tanto, al apreciar los efectos del cortisol en personas afectadas por la enfermedad de Cushing, podemos formarnos una idea de los efectos de esta hormona sobre nuestro organismo cuando estamos sometidos a un estrés continuado.

¿Cuáles fueron los resultados?

Se apreció que el exceso de cortisol afecta el funcionamiento de algunas áreas cerebrales como por ejemplo, el hipocampo (una estructura relacionada con el desarrollo del aprendizaje y la memoria). Estos investigadores descubrieron que cuando el hipocampo está expuesto a un exceso de cortisol tiende a atrofiarse y no puede ejercer sus funciones correctamente. El resultado de todo esto es que la memoria y el aprendizaje se afectan profundamente.

Investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras y el Hospital de San Pau llegaron a estas mismas conclusiones al identificar una clara pérdida de memoria en personas que presentaban niveles elevados de cortisol.

Gracias a los equipos de resonancia magnética, observaron una reducción considerable de la materia gris en la zona del hipocampo con un aumento compensatorio de la materia blanca. Esta sería la causa de las afectaciones de la memoria que se evidencian en las personas estresadas y, si la situación no se revierte a tiempo, los daños pueden ser permanentes.

Foto: Anna_mo

 

Jennifer Delgado

Sobre Jennifer Delgado

Soy psicóloga de profesión, naturista de adquisición y apasionada por la escritura. El resultado de esta conjugación de factores no podía ser otro que compartir todo el conocimiento que he ido adquiriendo a lo largo de estos años a través de los blogs, la mejor forma para hacerle llegar a todos una idea tan sencilla como olvidada: el secreto de la felicidad y el bienestar radica en la comunión mente-cuerpo.
Esta entrada fue publicada en Prevención, Psicología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>